La gente que viene a La Venta acostumbra a ser gente que ama lo que es acertado y plausible, nada amiga de comer contra natura, gente que, lejos de preferir la sofisticación, ama las cosas simples y bien hechas.

Nuestros platos pretenden simplemente gustar. Forman parte de la cocina más simple y cotidiana.

> Ver la carta